Derecho al trabajo

Derecho al trabajo

Román Morando La vida cotidiana de Paola Cárdenas en el marco de la pandemia internacional. Las luchas por las reivindicaciones del movimiento LGTBIQ+ y su representación en el Estado Nacional.

Le escribí a Paola un par de veces por WhatsApp. Al principio no tuve claro el tema. La entrevista comenzó de a poco. Con una serie de preguntas más o menos armadas, que obedecen: a la descripción del contexto, a la intervención de un conflicto, y a una resolución de forma comunitaria; listas para enviar por teléfono.

-¿Cómo te puedo presentar?

–Cómo me presentaría, me presentaría como una femineidad trans pero también como una disidencia. Más que como una femineidad, como una disidencia porque mi camino de deconstrucción fue pasando por algunas de las identidades del colectivo LGBTIQ+ y es como que a mí me gusta ser representada por la bandera del orgullo porque tenemos, bah, yo en mi caso tengo un poquito en particular de cada sigla. Y nada, sí sería como una disidencia. Disidencia Fem Trans.

Ya había realizado un par de entrevistas con este método dada la situación de la cuarentena, y la imposibilidad por ende de trasladarme físicamente hasta el lugar. Me había ido bien. Avanzamos en las primeras descripciones de su vida, aunque no logré profundizar en los detalles de su cotidianeidad:

-Mi profesión es la de peluquera aunque el trabajo que estoy realizando ahora es el de limpieza en una cooperativa. La pandemia no perjudicó mucho mi situación, porque tengo un trabajo digno y estable. Cuando pienso en cómo podemos resolver lo que pasa entre todxs, pienso en tener iniciativa política y comenzar a dar oportunidades a la comunidad trans.

-Necesitaría que me cuentes más o menos en qué trabajas y cómo vas llevando adelante tu vida todos los días.

-Trabajo en limpieza en una cooperativa, “Cooperativa Gente del Sur”. Básicamente mi vida cotidiana es despertar súper temprano, tipo siete de la mañana, desayunar. Más tarde comparto el almuerzo con mi pareja antes de ir a trabajar, salgo al mediodía, voy y vengo caminando un tramo largo. Luego de terminar la jornada laboral vuelvo a caminar hasta mi casa, comparto con mi familia, con mi pareja. Y nada, al día siguiente es la misma rutina. Excepto los sábados, domingos y feriados que doy turnos para trabajar en la peluquería.


“Día del Respeto a la Diversidad Sexual e Identidad de Género”, Río Gallegos, Santa Cruz 2019
© Román Morando
-¿Qué cambios sucedieron en tu vida tras la pandemia? ¿Cómo te cuidás?

-Me traslado al trabajo caminando, y si voy a visitar a alguien o vuelvo del trabajo también lo hago caminando. Sirve para hacer ejercicio. Uso barbijo de forma diaria cada vez que voy al mercado, cada vez que voy al kiosco, y cuando voy a entrar a cualquier local. Principalmente cuando voy y vengo del trabajo ya que también lo hago caminando…

En el trabajo de limpieza uso guantes y barbijo, se desinfecta cada vez que se entra y sale. Y también para peluquería, uso guantes y barbijo por las clientas. Por una cuestión de seguridad cuando vienen a domicilio por la peluquería, desinfecto y les brindo alcohol en gel. Siguiendo todo el
protocolo de limpieza que tenemos con el tema del aislamiento.


Hace poco el Gobierno Nacional, estableció por decreto 721/2020, el 1 por ciento de representación trans, travesti y transgénero a toda la administración pública nacional. Medida que fue celebrada. Pero que en el largo plazo debería tener como meta un abordaje integral mediante una ley.

Así lo propone ATTTA en su web: “Esta ley tiene un capítulo de inclusión laboral, que incluye el cupo laboral Trans en la Administración Pública, incentivos impositivos para las empresas que toman personas trans, subsidios para cooperativas conformadas mayoritariamente por personas trans, prioridad para empresas que toman personas trans en las licitaciones o contrataciones del Estado, capacitaciones en oficios, entre otras muchas políticas por la inclusión laboral”.


Paola Cárdenas y Delfina Brizuela en la marcha del “Día del Respeto a la Diversidad Sexual e Identidad de Género”, Río Gallegos, Santa Cruz 2019 © Román Morando
Necesitamos más empatía y entender que la lucha individual no lleva a ningún lado sino que la lucha tiene que ser colectiva”

Paola Cárdenas
Retomando el diálogo con Paola:

–Se aprobó hace poco el cupo laboral trans a nivel nacional, pero eso a nosotros, si bien hace una diferencia, nos resulta excluyente. Por el tema de cómo es el pedido de concurso. En cambio nosotrxs con el tema de la ley integral, es como que en ese sentido somos más abiertxs a darle una posibilidad a los compañerxs. Porque podés tener una oportunidad laboral, pero a la vez también terminar el secundario, para quien no lo hizo, hacer los estudios, interiorizarte en alguna carrera, pero ya con la oportunidad, eso sí es integral.

-¿Qué se puede hacer para mejorar lo que pasa como comunidad?

–Dentro de nuestra comunidad, necesitamos más empatía y entender que la lucha individual no lleva a ningún lado sino que la lucha tiene que ser colectiva, independientemente de la lucha política que tengas, el objetivo es el mismo, que tengamos los mismos derechos y gocemos de los mismos derechos que cualquier persona cis, hetero-normativa.

– Quise referirme a la comunidad en su totalidad, cis incluidos, LGBTQ+, todxs.

Como comunidad el tema es la empatía, de que ninguna lucha es individual sino colectiva. Cuando entendamos eso creo que va a ser mucho mejor todo y se van a lograr más cosas. Más conquistas de derechos. No tenemos que excluir a lxs otrxs porque tengan luchas diferentes a las nuestras. Si el objetivo es el mismo.

El diálogo duró varios días e incluyó una negociación final sobre las imágenes de acuerdo a si eran o no representativas. Paola decidió permitirme publicar esas fotos como parte de la historia. Considero necesario poder interpretar los acontecimientos mediante la voz de sus actores, concebidos como sujetos de derecho, sin ellos los cambios sociales no tienen sentido.

Inicia sesión para enviar comentarios
Subir
Template by JoomlaShine